CONOCENOS WEB.png
DSC00836.JPG
 

NUESTRA HISTORIA

En 1996, los pastores Roberto y Elsa Tejada, junto con sus dos hijas Christi y Karina, llegaron a los Estados Unidos desde Perú, después de haber recibido un llamado de parte de Dios para empezar una obra en los Estados Unidos. Los misioneros, Einar y Rachel Peterson quienes tenían un grupo Hispano de oración, ya mayores de edad, se contentaron por los obreros que Dios puso en su camino. Ellos, junto con todo el equipo de Life Center, dieron la bienvenida a la familia Tejada como equipo pastoral de Centro de Vida.

El pequeño grupo de no más de 15 personas, creció por el poder de Dios y la perseverancia de un pueblo que creyó en El. Centro de Vida consiste de diferentes ministerios y eventos que fortalecen a nuestra gente mientras los inspiran para alcanzar a sus ciudades con el amor de Cristo.


NUESTROS PASTORES

Nuestros pastores Roberto y Elsita Tejada aman a la comunidad Hispana y tienen el gran deseo de traer el mensaje de Salvación a todo Washington. Ellos, junto con su familia: Brian y Christi Villarias y Ezequiel y Karina Torres, desean ver a todas las naciones recibiendo la esperanza que solo la puede dar nuestro Señor Jesucristo.


CREEMOS EN

  • Creemos que la Biblia es la única Palabra de Dios inspirada, única e infalible.

  • Creemos que hay un solo Dios, eternamente existente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

  • Creemos en la deidad de nuestro Señor Jesucristo, en Su nacimiento virginal, en Su vida sin pecado, en Sus milagros, en Su muerte vicaria y expiatoria a través de Su sangre derramada, en Su resurrección corporal, en Su ascensión a la diestra de la Padre, y en Su retorno personal en poder y gloria.

  • Creemos que para la salvación de las personas perdidas y pecadoras, la regeneración por el Espíritu Santo es absolutamente esencial.

  • Creemos en el presente ministerio del Espíritu Santo por cuya morada el cristiano está capacitado para vivir una vida piadosa.

  • Creemos en la resurrección de ambos, los salvos y los perdidos; los que son salvos para la resurrección de la vida y los que perdidos para la resurrección de la condenación.